Este texto no necesariamente compromete ni representa la posición del medio de comunicación. Las ideas representadas en él son responsabilidad del autor

Por: Samuel Vásquez – @samuelvasquezrivas

Publicidad

El hincha de Atlético Nacional se ha ido acostumbrando desde el regreso de Juan Carlos Osorio a presenciar partidos que parecen de la NBA. Y es que el ideal ultraofensivo que maneja del DT risaraldense, además de su desequilibrada defensa, abre los caminos para que los contrarios marquen con facilidad. Aun así, hoy el club paisa es el que más goles ha convertido (29) en la liga colombiana, siendo también el segundo que más ha recibido (22).

El arco, hablando de posición, es una debilidad en Atlético Nacional. Si bien José Fernando Cuadrado ha sido discutido desde su contratación en 2019 y Aldair Quintana es el preferido de la opinión popular, los guantes de titular no están hoy definidos con claridad. Eso se puede explicar desde lo incompletos que llegan a ser ambos porteros, tapando para un club que sufre mucho en defensa. El problema del pórtico nacionalista es de pies y manos. Cuadrado y Quintana se complementarían a la perfección, pero aún la International Board no ha permitido esa regla de dos arqueros en simultáneo. 

El caso de Aldair Quintana parece de un portero tradicional. Como él mismo lo ha dicho, “Soy un portero atajador”. Y sí, atajador, porque con las extremidades inferiores, poco. Incluso, en su segundo partido con Atlético Nacional, regaló un gol ante Atlético Huila luego de una salida en falso. Ocurrió lo mismo ante Independiente Medellín, donde luego de un mal control concedió un penal que terminó en gol. Sus problemas con los pies han limitado sus opciones en la titular, pues al Atlético Nacional ser un equipo que gusta de tener el balón, su portero debería valerse de esa cualidad. Lo mostró Osorio con la contratación de Camilo Vargas en 2015.

En este 2020, Quintana se estrenó ante Jaguares, cuando tuvo un acierto del 58% en los pases y conectando en largo 6/16. Por su parte, su mejor puntuación en ese ítem es del 82.6%, el cual fue ante Envigado recientemente. Sin embargo, Cuadrado lo supera con el juego de pies, teniendo en cuenta que su mínima fue del 62.5% contra Santa fe y ante Once Caldas tuvo un acierto del 95.7% con 5/6 en largo. 

Mientras el mejor puntaje de Quintana fue ganando, el de Cuadrado fue perdiendo. No obstante, Cuadrado es mucho más líbero. Puede aportar en el primer pase, sea corto o largo, además de adelantar al equipo verde con su interacción en el juego.

Precisamente, ese Cuadrado bueno con los pies, es malo con las manos. Desde la parte lógica, es más importante que tape a que haga pases. Quintana lo sobrepasa y no solamente en estatura. Esa envergadura de arquero imponente se argumenta con 14 centímetros de ventaja sobre su compañero, además de las buenas actuaciones en el último tiempo. Aldair llena el paladar, si hablamos de la función principal del arquero.

En cuestión de atajadas directas al pórtico, Quintana tuvo 5/6 ante Medellín y 4/6 ante Envigado. Esos dos partidos se ganaron. En cambio, Cuadrado ha tenido dos partidos con tres atajadas directas, siendo su mejor número. Lo hizo ante Santa Fe y Medellín, empatando ambos compromisos. Así, las mejores actuaciones de Quintana trajeron consigo las tres unidades, tema que no ocurrió con Cuadrado. 

También es importante resaltar que Nacional tiene dos vallas invictas en 14 partidos, ante Chicó y Pereira. Aldair Quintana neutralizó 2/2 ante los de Tunja y José Fernando Cuadrado 1/1 contra el Matecaña. Ese número deja ver la influencia de ambos porteros en el resultado. Más aun cuando Cuadrado ha tapado 64 partidos por 70 goles, mientras Quintana estuvo en 12 por 13 goles recibidos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here