Además del virus que invade el mundo, en el área metropolitana hay otra preocupación: la calidad del aire no mejora, sean cuales sean las medidas.

Este jueves todas las estaciones de monitoreo marcaban de color rojo, lo que quiere decir que el aire que puede ser perjudicial para la salud de toda la comunidad y no solo para las poblaciones vulnerables.

Publicidad

Lo mismo sucedió el miércoles 18 de marzo e incluso a finales del martes 17, pues aunque habían algunas variaciones a naranja, predominaba el estado dañino para la salud.

¿Por qué estamos en rojo?

Carlos David Hoyos, director del SIATA, ofreció un conversatorio vía Facebook Live para aclarar esta situación y detallar por qué el Valle de Aburrá sufre de nuevo esta contingencia atmosférica.

La calidad del aire se ve afectada por dos principales fuentes de contaminación: vehículos en general e industrias. Sin embargo, «Hoy hay un aporte absolutamente dominante de los incendios que han ocurrido en el país», aseguró Hoyos.

Por lo menos en un 70%, según las cifras del SIATA, dicha afectación se ha dado por incendios forestales o de coberturas vegetales que están permeando al Valle del Aburrá como algún día un «transporte zonal» hizo que llegaran arenas del Zahara, según explica el Director.

Aunque pareciera increíble, el humo puede viajar a grndes distancias, y por nuestra compleja topografía, se canalizan los vientos que traen estas partículas en los valles, lo que finalmente deteriora la calidad del aire.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here