Parecía que Independiente Medellín se iba a quedar con un solo punto del duelo ante Bucaramanga, algo que se podía catalogar como «injusto» por el trámite del compromiso, pero a falta de tres minutos para el final Germán Gutiérrez se encargó de poner las cosas en su lugar para hacer estallar de alegría la hinchada Poderosa y la garganta del Paisita Múnera Eastman.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here