Este texto no necesariamente compromete ni representa la posición del medio de comunicación. Las ideas representadas en él son responsabilidad del autor

Antes de comenzar a sentar una posición, es importante escuchar el análisis de Juan Carlos Osorio, luego de lo que fue el empate 1-1 ante Huracán en Argentina, en un partido diferente a lo que se venía viendo por parte de Nacional:

Juan Carlos Osorio tras el empate ante Huracán
Publicidad

Cualquier idea que dé resultados positivos y esté en el marco de lo legal o reglamentario, es válida en cualquier ámbito, mucho más en un juego como el fútbol, en una semana donde vimos cómo el mejor equipo del mundo, el Liverpool de Jürgen Klopp fue derrotado y contrarrestado por un aplicado, juicioso y agresivo Atlético de Madrid que dejó los siguientes registros:

  • Posesión: Atlético 27% – Liverpool 73 %
  • Pases: Atlético 277 – Liverpool 723
  • Remates al arco: Atlético 2 – Liverpool 0
  • Goles: Atlético 1 – Liverpool 0

Que una idea funcione o no en el fútbol va ligado de manera directa con los resultados. En este caso Nacional empató un partido en el que no fue superior al rival y en el que tal vez solo pudo cumplir con la primera de sus fases para ganar el juego que son: Controlar, dominar y definir los partidos.

El partido se controló por el ahorro que se tenía del partido de ida, una amplia ventaja que se consiguió con su idea de juego original, la que sabe ejecutar bien, con la que los jugadores se identifican y con la que se ha convocado masivamente a la afición. El fútbol de posición, con inicio y salida por el piso, sumando muchos hombres en el tercio ofensivo, con laterales que llegan a zonas indefendibles, con reacción agresiva tras pérdida en manada, defendiendo a campo abierto y sometiendo a los rivales.

Claro lo dice el técnico de Nacional: «Modificamos nuestra idea para adaptarnos a lo que exigía el juego». La pregunta es: ¿Se ejecutó bien esa idea? ¿Se vio un Nacional confiable de la manera que lo hizo en el estadio Tomás Ducó?. La idea fue buena, la ejecución no. A nivel estratégico quizá bien pensado, seguramente Israel Damonte había preparado un equipo para contener una propuesta similar a lo que padeció en el Atanasio y se vio sorprendido, más no incómodo, a los argentinos les encanta ‘ir al barro’.

En repetidas ocasiones el cuerpo técnico de Nacional ha manifestado que la rotación es un principio de vida y que lo más importante es consolidar la idea de juego que se tiene independientemente de los jugadores y el sistema que se empleen, cosa que en este compromiso claramente no sucedió.

Cuando un técnico elige un once inicialista da muchos mensajes; en primer lugar precisamente para los once, cada uno sabe que según las características de los compañeros que tiene al lado puede hacer y proponer ciertas cosas. En segundo lugar para el rival y por último para los que estamos afuera. Con los jugadores que empleó ayer difícilmente se iba a lograr una secuencia de pases en el tercio medio o tercio ofensivo, principalmente eran todos para un fútbol directo y físico. Mucho más se notó con la mayoría de los nombres con los que terminó el juego (Lasso, Torres, Duque, Braghieri, Helibelton, Muñoz, Baldomero, Rovira) , Nacional puso su artillería pesada en cuanto a lo atlético, a la intensidad y al juego aéreo.

Lo que se vio ayer ya lo tenía previsto el ‘Míster’, él quiso jugar así, quiso que sus jugadores se comportaran de esa manera y tiene unas razones más que coherentes. Esto decía el técnico de Nacional antes de disputar esta llave Sudamericana:

Juan Carlos Osorio antes del cruce contra Huracán

Para mejorar siempre hay que aprender cosas diferentes y como en algún momento hizo jugar a Farid Díaz de volante para mejorarlo como lateral, hizo a Nacional ser un equipo físico y agresivo, quiero creer que más que por abandonar la idea de juego es para complementarla con esa parte más ‘competitiva’, garra o como se quiera llamar, es decir, hacer un equipo que tenga más facetas y que el día que no pueda hacer su fútbol sepa igual incomodar y ser difícil para los rivales.

‘Profe’, yo le entiendo su idea, le entiendo las razones por las que lo hace, admiro su trabajo como entrenador, pero me tocó ver a un Nacional levantar la Copa Libertadores sin necesidad de modificar su idea de juego y verse tan lejos de su identidad.

A usted no lo hicieron cambiar su idea de juego, usted quería jugar así y usted es el responsable si el hincha se aleja o no se identifica con su equipo. La próxima vez que lo vea le preguntaré y desde ya ¿Qué diferencia hay entre modificar la idea de juego y traicionarla?

Vienen los clásicos y seguramente va a volver a lo que hemos conocido y quedará en el pasado el partido contra Huracán, pero en el campo internacional también se puede jugar con el estilo que ya nos ha dado muchas alegrías y con el que en enero pudo emparejarlo con Palmeiras y Corinthians, no este que lo emparejó con Huracán.

Por: Juan Camilo Villa Múnera – @juanvillamunera

1 Comentario

  1. Tienen razón, el juego fu malo, pero lo dicen como si solo Nacional fuese el único equipo, si alguien debería haber mostrado mejor fútbol era Huracán que era el local, llevaba la serie abajo por tres goles, y a lo que se dedicaron fue a dar pata, ustedes tomaron el comentario pasado de Juan Carlos Osorio, sin analizarlo, él hablo de los jugadores marrulleros que fijen, por lo cual se corta los partidos, que es muy diferente a lo que paso ayer, muchas faltas, por lo cual se jugaron pocos minutos, que al final solo perjudico a Huracán…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here