Este fin de semana se confirmó en Brasil el regreso de Robinho al Santos. El jugador firmó su cuarto contrato con la institución y desde este lunes comenzó los trabajos con sus compañeros bajo la dirección de Cuca.

En este cuarto período con el Peixe, Robinho cobrará el salario mínimo brasilero (1.500 reales – 1’038.767 pesos colombianos) más bonificaciones si cumple con determinados objetivos. Este contrato tendrá duración de cinco meses, con posibilidad de extenderse por un año más.

«Aquí siempre fue mi casa. Mi objetivo es ayudar dentro y fuera del campo, y hacer que Santos vuelva a lo más alto, que es de donde nunca debería salir. Es una sensación maravillosa poder regresar al club que me proyectó al fútbol, fue aquí donde crecí.

Santos vive un momento difícil financieramente, entonces es la hora de poder hacer alguna cosa. Quiero ayudar al club que me dio todo. Santos ya hizo mucho por mí y esta retribución aún es poco. Voy a jugar por el salario mínimo, pero lo más importante es estar aquí. Estoy bien física y mentalmente, obviamente todavía falta un poco de ritmo»: aseguró Robinho.

Publicidad

Esta contratación también causó fuertes críticas a las directivas del Santos, pues Robinho fue condenado a nueve años de prisión en Italia por el delito de violencia sexual, aunque el proceso judicial aún no está terminado de manera definitiva.

Ante la oleada de críticas en redes sociales, el presidente de Santos, Orlando Rollo, aseguró: «¿Quiénes somos para tirar la primera piedra a Robinho? Que tire la primera piedra el que esté libre de pecado».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here