Después de que Boca Juniors ganara 0-3 en la casa de la Liga de Quito, el juego de vuelta de los cuartos de final tomó un tinte de trámite, y efectivamente así fue: argentinos y ecuatorianos empataron sin goles en un partido insípido.

Boca jugó con la tranquilidad de un resultado difícil de remontar y con la mente puesta en el superclásico de este domingo por la liga local, mientras que la Liga nunca encontró por mérito propio la manera de llegar a asustar a los locales.

Publicidad

Quizás el hecho más relevante del encuentro fue la lamentable lesión de Christian Cruz, quien de inmediato tuvo que ser trasladado al hospital.

Boca Juniors se convirtió en el segundo semifinalista de la Copa Libertadores y ahora espera por el ganador entre River Plate y Cerro Porteño, serie que comanda el ‘Millonario’  2×0 y que tendrá definición este jueves a partir de las 5:15 p.m.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here