Este texto no necesariamente compromete ni representa la posición del medio de comunicación. Las ideas representadas en él son responsabilidad del autor

Tocó sentarse en la pelota, como el ‘Rifle’, y esperar a que pase el temblor, como Soda. Porque si algo está claro es que el coronavirus me jodió por completo: por un lado cada mínima molestia que tengo la relacionó con dicha pandemia; por otro, no tendré fútbol para distraerme de aquellos dolores.

Publicidad

Por lo tanto, el fin de semana parece que será para celebrar los chistes perversos de mi tío, hacer fuerza en voltear el colchón y sufrir para que el arroz no me quede ni muy masatudo ni muy duro.

Habrá que bancar a mi mamá para ordenar cajones y alentar a mi perro para que se coma el cuido. Las únicas barridas que veré son las que me toca levantar los pies y las únicas celebraciones empezarán a partir de las 12 del sábado, para que el Señor las valga (como si fuera con VAR). 

Así pinta mi fin de semana gris, porque además de contaminado, tocará mostrar el aguante de una vida sin fútbol. 

Foto y texto: @redondaalcuadrado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here