El 7 de julio de 1974 se jugó la final de la Copa del Mundo realizada por Alemania. En el estadio Olímpico de Munich se enfrentaban la selección local Vs., la Holanda de Cruyff. El claro favorito era el equipo apodado «La naranja mecánica», pero en el fútbol todo es incierto y más cuando jugás contra los alemanes.

Desde este día comenzó la triste historia de Holanda en la finales del Mundial.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here