El caso de Sebastián Villa, acusado por violencia de género, está ahora en manos de la justicia. Tanto él como su ex pareja, Daniela Cortés, presentaron las pruebas y los argumentos correspondientes a sus versiones.

Boca Juniors, la casa actual del futbolista antioqueño, se ha mantenido en el medio de la situación, expectante acerca de lo que se defina y sin emitir juicio alguno.

Publicidad

“Es un tema sensible para Boca, sus dirigentes y para todo el mundo. Está en manos de la justicia, pero mientras tanto él sigue siendo jugador del club. Nosotros queremos ser esclavos de la justicia y cuando ésta se expida, no nos temblará el pulso”, fueron las primeras palabras que manifestó Jorge Amor Ameal, presidente del Club, con respecto al caso de Villa.

Hasta el momento, la ley argentina solo aprobó una medida de restricción para que el futbolista no pueda acercarse a menos de 1.500 metros de Cortés y tampoco tener contacto de ningún tipo con ella ni con los miembros de su familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here