Independiente Medellín cayó 2 – 0 en Venezuela, con un fútbol pobre, pero gracias a los ahorros que se llevó del Atanasio Girardot, donde ganó 4 – 0 la ida, se clasificó a la siguiente fase de Copa Libertadores. 

El ‘Poderoso’ deberá esperar por lo que suceda en el juego de mañana entre Tucumán y The Strongest donde la ventaja está 2 – 0 a favor del club boliviano. 

Publicidad

Esto fue lo bueno y lo malo de la clasificación de Medellín ante Deportivo Táchira. 

Lo bueno: 

La clasificación: avanzar en Copa Libertadores es de entrada motivación para el plantel y la hinchada. Es olvidar el tropezón del 2019 contra Palestino y es la posibilidad de sumar una cantidad de dinero considerable a la Institución. 

Solidez de los centrales: si hay algo que funcione bien en el DIM es su pareja de centrales. Cadavid y Murillo han demostrado estar afincados en labores defensivas y motivados para ir al ataque. Ambos han sumado la totalidad de minutos disputados por el equipo en el 2020, lo que demuestra lo fundamentales que son para el entrenador. 

Minutos a Flores: Francisco Flores fue una de las adquisiciones que hizo el Poderoso para el 2020 y es necesario que empiece a sumar minutos para el agitado calendario que se viene. No tuvo mucha participación pero fue tenido en cuenta por Bobadilla, lo mismo que Juan Manuel Cuesta y Yesid Díaz.

Lo malo: 

La actitud del equipo: ¿fue actitud o desgaste? Aunque en el encuentro contra Patriotas variaron algunos nombres, se mantuvo la columna vertebral, por lo que para algunos jugadores podría representar cansancio. Sin embargo, en el duelo de vuelta ante Táchira el equipo fue de más a menos. 

Sufrió de más: al final, fueron más las cosas malas que buenas durante este encuentro. El equipo nunca despertó y pasó de generar opciones en el inicio del primer tiempo a salvar jugadas de gol en el segundo tiempo. 

El gol: hay partidos en que tenés pocas opciones de gol; hay goleadores que con una sola opción ‘sacan petróleo’. No se tiene el jugador dulce con la red- todavía- y este puede ser uno de los ítems que le cobren factura al DIM. 

El complejo calendario: la pregunta es si Medellín tiene una nómina lo suficientemente extensa para disputar Libertadores y Liga. Los once titulares pueden hacer las cosas muy bien, como lo demostraron en casa ante Táchira, pero no lo podrán hacer siempre. Aldo tendría que escoger entre los clásicos y la competencia internacional. 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here