Al minuto 35 del primer tiempo entre Medellín y Águilas Doradas, el juez decidió parar el partido por el fuerte aguacero que estaba cayendo en el Atanasio Girardot.

La espera para la reanudación duró cerca de una hora y mucho se especuló con los motivos por los cuales no se tomaba la decisión de empezar el partido. Uno de ellos fue que Independiente Medellín no quería jugar y que quería programarlo para el día siguiente.

Publicidad

Estas versiones fueron consultadas al técnico David González y esto fue lo que respondió:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here