Se disputaba el encuentro entre Houston Rockets y LA Clippers, cuando hubo una discusión entre ambos equipos, durante la misma, Austin Rivers, jugador de los Rockets, pidió al árbitro central que expulsara al técnico del equipo rival, ¡SU PADRE, DOC RIVERS!

No contento con eso, cuando el entrenador de los Clippers se disponía a abandonar la cancha bajo los abucheos del público, su hijo alentaba a la tribuna para que le gritaran más fuerte.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here