La colombiana Caterine Ibargüen, vigente campeona olímpica, golpeó primero en el duelo que mantiene con la venezolana Yulimar Rojas, tras imponerse este viernes a la campeona mundial en la final de triple salto de la reunión de Lausana, octava parada de la Liga de Diamante, con un mejor intento de 14.89.

Yulimar Rojas tuvo que conformarse con la segunda plaza en la ciudad suiza con un registro de 14.82 metros.

Publicidad

Mucho más lejos quedó la española Ana Peleteiro, compañera de entrenamiento de Rojas, que ni tan siquiera pudo acceder a la mejora, tras firmar un registro de 14.16.

La saltadora española, bronce en los Campeonatos de Europa disputados el pasado año en Berlín, no pudo repetir las buenas sensaciones que dejó hace apenas un par de semanas en Huelva donde logró un salto de 14.33.

Tal y como le ocurrió también a Rojas, que se quedó en Lausana a 24 centímetros de los 15.06 que firmó el pasado 20 de junio en la capital onubense, la mejor marca mundial del año.

Y eso que Rojas se puso en su segundo intento en cabeza de la clasificación con un salto de 14.82, lo que hacía presagiar una gran marca de la venezolana en el estadio Pierre de Coubertin de la ciudad helvética.

Sin embargo, la venezolana, que tan sólo firmó dos saltos válidos, no logró mejorar su registro, todo lo contrario a Ibargüen, que volvió a demostrar, una vez más, su carácter competitivo.

La campeona olímpica, que arrancó con unos «discretos» 14.57, no se desmoronó por los tres nulos que encadenó en sus siguientes tres tentativas y en su quinto saltó voló hasta los 14.89, la mejor marca del curso de la colombiana, que le garantizaron el triunfo.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here