En la duodécima etapa de la Vuelta a España, Miguel Ángel López intentó lanzar un ataque en la ascensión al puerto de Arraiz, pero pronto vio que no se producían diferencias.

«La idea era estar delante con los mejores, pero es un puerto durísimo y corto en el que apenas se produjeron diferencias porque todo el mundo se agarra como puede«, aseguró el colombiano.

Publicidad

Lo que agradeció ‘Superman’ López es que no hubiese lluvia cuando pasó el pelotón por la última subida de esta jornada porque «la bici podría haber patinado y la carretera hubiese estado muy delicada«.

El de Pesca agradeció el trabajo que hicieron todos sus compañeros durante la etapa lo que le sirvió para «pasarla bien» y sin contratiempos.

Para el tercer clasificado de la general, la etapa que finalizará en el durísimo alto de los Machucos será complicada «no solo por la ascensión final, hay que ver lo que hay antes porque hay mucho terreno duro antes».

«Habrá que esperar hasta la última subida para ver si tengo buenas piernas para ver si al final puedo hacer algo«, concluyó Miguel Ángel.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here