Con 35 años, un recorrido por cuatro equipos y un gran palmarés durante su carrera, el holandés Robin Van Persie decidió decirle adiós al fútbol y vivir la emoción del deporte rey desde afuera.

Era el último partido en la casa del Feyenoord de la presente temporada, allí Van Persie se despidió de la gente y del club que le dio su debut en el 2002. Cuando faltaba un minuto para finalizar el encuentro, el holandés fue sustituido, el encuentro se paralizó, el estadio aplaudía, los jugadores le hicieron pasillo y él, con lágrimas en los ojos, le decía oficialmente adiós al deporte que lo dejó brillar.

Publicidad

Con un recorrido por Holanda, Inglaterra y Turquía. Con seis campeonatos nacionales y uno internacional y 26 distinciones individuales, Robin Van Persie quedará en el recuerdo de todos los amantes del fútbol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here