Este texto no necesariamente compromete ni representa la posición del medio de comunicación. Las ideas representadas en él son responsabilidad del autor.

Desde que Colombia logró independizarse de la Corona española, los habitantes del territorio nacional siempre estuvieron en una encrucijada sobre quién debía asumir el poder: Bolívar o Santander, centralistas o federalistas, liberales o conservadores, la derecha o la izquierda, Uribe o Petro, el ‘Sí’ o el ‘No’, la paz o la guerra.

Publicidad

Y pensándolo bien, ¿qué le ha dejado esa polarización a Colombia? La respuesta no creo que sea muy extendida y muy favorable, pues aparte de medio siglo de conflicto armado no hay muchas cosas que hayamos heredado con gusto.

La política colombiana nos ha llevado a pensar que aquel que no piensa igual a mí, está en mi contra; a ser radicales en nuestras decisiones: «si no es como yo pienso, no funciona«, y también nos ha mal educado a que no existen puntos medios: o eres de aquí o eres de allá, pero tienes que elegir cuál de los dos.

Ahora parece que esa polarización llegó al entorno de Atlético Nacional. Este sábado que el equipo perdió aparecieron los movimientos Pro-Osorio y Anti-Osorio. Las redes sociales se llenaron de discusiones entre hinchas que apoyan al técnico risaraldense y sus detractores.

Las recientes publicaciones que hacían referencia a la derrota sufrida ante el Cúcuta, se plagaron de comentarios pidiendo la salida de Juan Carlos Osorio como la solución a una simple derrota. Es cierto que están en todo su derecho de expresar sus opiniones, pero ¿en verdad creen sus ideas impulsivas pueden ayudarle a mejorar a Atlético Nacional?

No hay duda de que el fútbol es algo de resultados, en especial el suramericano. Ese cuento de procesos es algo casi utópico si las victorias no se ven rápidamente. También es una certeza que la hinchada de Atlético Nacional exige que el equipo gane jugando bonito y por goleada.

Juan Carlos Osorio es un hombre que despierta amores y odios por su estilo futbolístico. Muchos lo quieren por su pragmatismo para ganar, otros lo juzgan por su fútbol poco vistoso; unos lo respaldan por su manera de atacar, otros lo tachan por su manera de defender.

El estratega risaraldense es uno de esos hombres que muere en la suya. Es un técnico terco que se ensaña con jugar con línea de tres, utilizando a Baldomero Perlaza como salida de juego y con Pablo Ceppelini en la banca, y quizás sea eso lo que muchos no le perdonan y ahí es donde sacan su lado político.

Atlético Nacional, desde la salida de Reinlado Rueda, viene de capa caída. Ninguno de los tres extranjeros que llegó logró dejar huella en las páginas Verdes. Todos se fueron por la puerta de atrás, con los bolsillos llenos y sin dejar un proyecto claro al cual seguir.

Y ahora que hay un técnico trabajador, del cual se sabe que está por sentimiento y no por plata, ¿ también va a pedir que lo echen porque no es de su agrado futbolístico? Nacional viene en ese proceso de recuperar una identidad y Osorio ha sido un hombre clave para eso, ¿tiene errores? por supuesto, y los va a seguir teniendo, pero ¿qué técnico tiene el éxito asegurado?

Usted como hincha tiene todo el derecho a opinar, a no estar de acuerdo con los planteamientos del técnico, pero no deje que su amor por Atlético Nacional se perturbe por el egoísmo de tener la razón.

Hay una idea clara de juego. Arriesgada, pero clara. Jugadores comprometidos, unos en mejor nivel que otros, pero al equipo se le ven ganas. El plantel profesional y gran parte de la hinchada está en la misma sintonía. No sea de los que les guste que pierda el equipo para salir a comentar «fuera Osorio».

Pablo Posada

1 Comentario

  1. Osorio solo triunfo en nacional cuando tenía dos nóminas titulares y podía hacer sus rotacionesantes del mundial de Brasil… después de ese mundial sus dos próximas temporadas connacional fracasó rotundamente …de 7 torneos no gano ninguno.. .ha fracasado con todos los equipos donde ha dirigido… es un técnico petulante y terco…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here