Este martes fue inaugurada la planta de tratamiento Aguas Claras, que contribuirá al saneamiento del Río Medellín.

Con la puesta en marcha de esta planta de tratamiento, considerada la más grande de su tipo en el país y una de las más modernas de América Latina por la avanzada tecnología que emplea, se tratará el 84 % de las aguas residuales del Valle de Aburrá, lo que evita que alrededor de 140 toneladas de materia orgánica lleguen al río.

Publicidad

Este proyecto, que fue cofinanciado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 450 millones de dólares, ha generado 10.593 empleos desde el inicio de su construcción en 2012.

Dentro de los grandes beneficios está la recuperación del Río, que permitirá que sus riveras se puedan destinar a desarrollos urbanísticos y espacios para la recreación, como por ejemplo Alumbrado Navideño y parques lineales, tal como sucede actualmente en el trayecto ya saneado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here