Este fin de semana sucedió algo inédito en el fútbol colombiano, aunque era algo que se veía venir. En el municipio de Barrancaermeja se disputó el duelo entre Alianza Petrolera y Rionegro Águilas a las 3:45 de la tarde, donde se registró una temperatura máxima de 31 grados centígrados.

Desde un principio se sabía que las condiciones climáticas no iban a favorecer un buen nivel de competencia, pues a medida que pasaran los minutos la temperatura coproral de los jugadores iba a aumentar y el rendiminto iba a decaer más rápido de lo normal. Cuando se produce en el cuerpo un calor excesivo por una actividad física, la temperatura puede aumentar de forma temporal hasta 38.3 a 40.0 º C.

Publicidad

Precisamente así le sucedió a David Contreras, quien a los 41 minutos de la primera parte sufrió un choque de calor y tuvo que ser sustituido. Según el médico de la institución, el futbolistas estaba desorientado a la hora de recibir la repsectiva atención méidca:

«No recibía la hidratación, posteriormente en el camerino se le tomó la presión y se le encontró baja, con pulso acelerado. debió entrar a un proceso de enfriamiento con medios físicos, luego de ello demoró cerca de 30 minutos para recibir nuevamente hidratación y volver a un estado de normalidad«, aseguró Sergio Álvarez, en el comunicado emitido por Rionegro Águilas.

El presidente del club antioqueño, José Fernando Salazar , a través de su cuenta de Twitter, responsabilizó a la Dimayor por lo sucedido con el jugador David Contreras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here