La noche del 6 de noviembre quedará pasará a la historia de Independiente Medellín. El equipo superó con altura al Deportivo Cali y consiguió su segundo título de Copa Águila. Adrián Arregui, el guerrero ‘Poderoso’, con un potente derechazo abrió el marcador para que la emoción se apoderara del ‘coloso de la 74’.

El segundo gol llegó del hombre que siempre aparece, independientemente si las cosas están bien o mal. Germán Cano, el goleador histórico del Medallo, no dejó que su presencia en la final fuera desapercibida y con un cabezazo, digno de su calidad, hizo estallar en júbilo al Atanasio entero.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here