Dos años consecutivos haciendo parte de la máxima cita del fútbol europeo sirvió para que Liverpool alcanzara la máxima gloria. Tras vencer 2 – 0 a Tottenham en los 90 reglamentarios, lo dirigidos por Klopp se coronaron campeones de la Champions League.

El marcador se puso arriba debido a una polémica a los 25 segundos de partido, donde un balón golpeó el pecho y luego la mano de Sissoko. El juez señaló al manchón blanco y Mohammed Salah anotó para los reds.

Publicidad

La tan esperada final entró en un bache desde que el balón cruzó la red hasta el minuto 75, cuando lo Spurs generaron seguidas jugadas de peligro. Sin embargo, Origi, que había ingresado por Roberto Firmino, anotó el gol para liquidar el partido.

El histórico inglés logró de esta manera su sexto título de Champions, después de haber perdido la oportunidad en la pasada edición contra Real Madrid. La última orejona que levantó fue con Steven Gerard al mando, en el Milagro de Estambul en 2005.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here