Era algo que no se esperaba. Los Ángeles Lakers, tras la incorporación de Lebron James, era uno de los fijos dentro de los ocho clasificados a las finales de la NBA. Aún tienen 10 partidos por jugar, pero matematicamente, ya no puedan sumar los puntos necesarios para entrar a los playoffs.

La derrota ante Brooklyn Nets por 111-106, como local en el Staples Center, representó el adiós oficial a todas las esperanzas que quedaban, algo que no sucedía desde la temporada 2012/2013 para el equipo angelino, cuando cayeron en la primera ronda contra San Antonio Spurs.

Publicidad

Por su lado Lebron, que había logrado conseguirle el único título de la historia a Cleveland, no pudo pudo quedar en la memoria de LA, por lo menos en esta oportunidad, tras haber participado en la gran final de NBA por ocho años consecutivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here