A este muchacho intrépido nunca le dijeron “bajate” sino “siga subiendo pero cuidado te quebrás la nalga”, cuando hacía alguna locura de niño. Le gustaban los retos, consigo mismo y los demás, y prefería terminar metido en un hueco a dejarlos a un lado.

Hoy conserva ese espíritu, enérgico y echado pa’ delante, que lo hizo ganar el pasado lunes la segunda etapa del Emirates Tour, alcanzando a Nairo Quintana en sus 37 triunfos UCI.

En #BuenosDíasDeporte hablamos con su padre, que nos reveló las mejores historias de este niño que siempre soñó con ser un campeón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here