La Copa Libertadores femenina está en riesgo de no jugarse