Este jueves la ciudad amaneció con cielo gris y varias de sus estaciones de monitoreo en naranja. Sin embargo, transcurrido el día  y en horas de la tarde, en vez de mejorar se ha reflejado un deterioro, se registran 17 de las 20 estaciones de monitoreo en color naranja.

Es decir que el aire que se respira en el Valle de Aburrá es dañino para los grupos sensibles (niños, mujeres embarazadas y adultos mayores). Caber recordar que el pasado 6 de marzo  por decisión de la Junta Metropolitana se declaró estado de alerta: 17 estaciones de monitoreo duraron más de 24 horas en naranja, por lo que se extendieron a 9 horas la restricción de Pico y Placa Ambiental.

Publicidad

Cuando se levantó esta medida las autoridades ambientales confirmaron que se “evaluaría la evolución de las condiciones climáticas en los próximos días  para determinar si era necesario regresar al estado de alerta, ya que estas dos primeras semanas de marzo son críticas por el período de transición entre calor y lluvia. Los contaminantes no se dispersan fácilmente debido a las condiciones meteorológicas” explicó Carlos David Hoyos, director del Sistema de Alertas Tempranas.

Aún  las autoridades no se han pronunciado sobre si se retorna o no al Pico y Placa de 9 horas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here