El 15 de abril de 1989 se disputaría en Sheffield el encuentro entre Nottingham Forest y Liverpool válido por las semifinales de la Copa de Inglaterra. Sin embargo, el encuentro debió suspenderse debido a una avalancha de gente que dejó 96 muertos y 766 heridos, todos ellos aficionados del Liverpool, que sucumbieron estrellados contra las vallas del estadio. 

30 años después, los aficionados ‘reds’ no olvidan a aquellos que allí perdieron su vida y como cada año decidieron rendirles un homenaje, esta vez un gran mosaico en una de sus tribunas donde se formaba un 96, en honor a cada uno de los aficionados que por causas que aún se siguen investigando murió en esa fatídica avalancha.

Publicidad

Este suceso provocó grandes cambios en el fútbol inglés, tales como; la eliminación de las vallas que separa el público de la cancha, se estableció que todos los aficionados deben estar sentados, se reguló la venta de alcohol, se implementó la carnetización y se estipularon castigos severos para los casos de violencia en el fútbol. 

Uno de los afectados en esta tragedia fue el histórico capital del Liverpool, Steven Gerrard, pues uno de sus primos, que en ese entonces tenía 10 años, murió en la estampida de personas.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here