Aunque la Vuelta «espanta» a los esprinters del pelotón internacional por su dureza y exceso de finales en alto (8 este año), esta edición ofrece oportunidades a los «guepardos», entre ellos a los llamados a protagonizar el duelo estelar en las rectas de meta, entre ellos el irlandés Sam Bennett (Bora Hansgrohe) y el colombiano Fernando Gaviria (UAE Emirates).

Atendiendo a la trayectoria del año, Bennett es el esprinter más en forma de los candidatos, con una temporada pletórica que incluye 11 victorias, tres de ellas en el reciente Binck Bank Tour.

Publicidad

A sus 28 años el irlandés ha estado solapado en su equipo por otros compañeros especialistas, a los que ha servido en ocasiones de lanzador. El Bora apostó por el alemán Ackermann en el Giro y por el eslovaco triple campeón mundial Peter Sagan en el Tour, dejando a Bennett el liderato de La Vuelta.

En esta ocasión Bennett se presenta como «responsable» del equipo para el esprint y trae su «treno» particular con Jempy Drucker y su lanzador de confianza, Shane Archbold.

Bennett tendrá una nómina importante de rivales, si bien faltarán a la cita especialistas como Viviani, Groenewegem o Ewan. Su gran rival será el colombiano Fernando Gaviria (UAE Emirates), que llega tras una temporada en la que el corredor de La Ceja no ha sido respetado por las lesiones.

Gaviria, debutante en la Vuelta como Sam Bennett, se lastimó la rodilla en el Giro, donde ganó una etapa. Desde entonces, solo ha corrido el Tour de Polonia, donde afiló la forma para La Vuelta. Sus hombres de confianza en el esprint serán Oliviero Troia y, sobre todo, su compatriota Juan Sebastián Molano.

En la fila de aspirantes a disputar los posibles esprints de las 6 etapas llanas de la Vuelta se encuentran el holandés Fabio Jakobsen (Deceuninck – Quick Step), una esperanza de solo 22 años. En su debut en una gran vuelta, tendrá la ventaja de disponer del experimentado tren del Deceuninck Quick Step.

Los sprinters puros solo tendrán cuatro oportunidades claras: la tercera etapa, con final en Alicante; la cuarta, con final en El Puig; la decimoséptima, con 3 km al 3% en Guadalajara; y la última, en Madrid.

Aquellos que superen mejor las cotas, como Mezgec o Boasson Hagen, podrán optar a dos parciales más: la segunda etapa, con el Alto de Puig Llorença (3 km al 9,5%) a 25 kilómetros de meta, y la decimonovena, con un último kilómetro al 6% en Toledo.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here