Hace 62 años, Blas Rueda y Marina Rivera trajeron al mundo a un hombre que haría historia en Atlético Nacional y en el fútbol Mundial. Reinaldo Rueda Rivera celebra este 16 de abril su vida. Nació en 1957 en Valle del Cauca, se graduó como licenciado en Educación Física y Salud de la Universidad del Valle, no fue futbolista profesional, pero emprendió el camino de la dirección técnica, que lo hizo llegar al Olimpo futbolístico.

Comenzó su trayecto de entrenador a principios de la década de los 80 en la estatal Telecom, equipo de su región; se fue a la popular escuela Sarmiento Lora y de ahí fue el encargado de las selecciones de su departamento. Hizo un parate para capacitarse en Alemania y regresó en 1994 para comenzar su carrera en el fútbol profesional.

Resultado de imagen para reinaldo rueda sub 20

El Cortuluá fue el primer equipo que le dio la oportunidad a Reinaldo. Allí estuvo entre 1994 y 1997, y si bien no consiguió títulos, su estilo llamó la atención de los grandes. El Deportivo Cali, en 1998, decidió encargarle sus filas, aunque por poco tiempo. Los dirigentes del fútbol colombiano lo vieron como un hombre capacitado para potenciar los talentos colombianos y decidieron ponerlo a cargo de las selecciones nacionales de juveniles.

Reinaldo se encargó de la Selección sub 21 en el torneo Esperanzas de Toulon en el 2000, donde por primera vez Colombia logró alzar un título en categorías juveniles. Esto hizo que los dirigentes del Indpendiente Medellín lo llamaran para ofrecerle un contrato en la institución, propuesta que aceptaría, pero que dejó a mitad de camino para empezar a hacer historial mundial.


En el Mundial sub 20 de Emiratos Árabes en 2003, la Selección Colombia alcanzó un histórico tercer puesto. Logro, que aún no se puede igualar, y que llevó a las directivas de la Federación Colombiana de Fútbol a encargarlo de la Selección de mayores con el objetivo de clasificarlo al Mundial 2006 en Alemania.

El vallecaucano tomó el proyecto de la Selección Colombia con cuatro fechas disputadas y un solo punto. El objetivo a corto plazo era el Mundial 2006, pero la proyección era para el Mundial 2010, pero el haber quedado a un punto de Alemania 2006 hizo que su ciclo terminara antes de tiempo y tuviera que migrar hacia otro país para lograr su sueño mundialista.

Mientras Colombia volvió a mirar la Copa del Mundo en 2010, Reinaldo estaba en los estadios sudafricanos con la Selección de Honduras. Hecho que repercutió en Sudamérica e hizo que los ecuatorianos decidieran darle la confianza con su seleccionado para llevarlo al Mundial 2014 en Brasil. El colombiano volvió a estar en la máxima cita futbolística.

Su trayectoria mundialista lo ubicó en el radar de Atlético Nacional, que por ese entonces terminaba el ciclo de Juan Carlos Osorio y se necesitaba de alguien que llevara al equipo a obtener la segunda Copa Libertadores.

Dos años exitosos tuvo el vallecaucano al mando de Atlético Nacional: campeón de Copa Libertadores, dos Ligas Águilas, una Copa Águila, una Superliga y una Recopa Sudamericana logró la institución Verdolaga.

El ciclo con Nacional terminó, según él, porque se debía terminar, no porque el quería. Factores externos que aún no se han aclarado precipitaron su salida del fútbol colombiano, pero su carrera siguió en el fútbol sudamericano. El Flamengo de Brasil lo llamó para recobrar el prestigio internacional y estuvo muy cerca de lograrlo al llegar a la final de la Copa Sudamericana, que perdió ante Independiente de Avellaneda.

Sin duda la carrera del vallecaucano ha estado inmersa con la palabra éxito y el entorno futbolístico se lo reconoce. La selección chilena encargó en las manos de Reinaldo Rueda la clasificación a Qatar 2022, porque saben que el técnico colombiano es de talla mundial y tiene éxitos con casi todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here