El traspaso de Antoine Griezmann a Barcelona es rumor madurado. Mucho se ha dicho y, al parecer, más se ha avanzado aunque no de la mejor manera.

Según destapó el Atlético de Madrid, justo después de que Bartomeu, presidente del Barcelona, expresara abiertamente que tenían la intención de fichar al delantero francés para la siguiente temporada, hubo algunas inconsistencias en los acercamientos culés al último campeón del mundo.

Publicidad

«El 14 de mayo Antoine Griezmann comunicó a Miguel Ángel Gil, Diego Pablo Simeone y Andrea Berta su decisión de abandonar el club a final de temporada. En los días posteriores a dicho encuentro, el Atlético de Madrid tuvo conocimiento de que el Fútbol Club Barcelona y el jugador habían alcanzado un acuerdo el pasado mes de marzo, en concreto en los días posteriores al partido de vuelta de nuestra eliminatoria de Champions League contra la Juventus, así como que habían estado negociando las condiciones del acuerdo desde mediados de febrero«, escribió el club colchonero.

A partir del 1 de julio la cláusula de Antoine bajaba de 200 millones de euros a 120 millones, por lo que Barcelona habría esperado para hacer su oferta formal apenas en estos momentos.

La institución rojiblanca tomó dos decisiones iniciales, con respecto a dicha situación. En primer lugar, exigir al jugador que se presente el próximo domingo a los entrenamientos por el «cumplimiento de sus obligaciones contractuales». Segundo, negar rotundamente la petición del pago aplazado que hizo Barcelona, pues considera que tanto el club blaugrana como el jugador «han faltado al respeto al Atlético de Madrid y a todos sus aficionados»

«(El club) quiere expresar su más enérgica repulsa por el comportamiento de ambos, en especial del Fútbol Club Barcelona, por haber inducido al jugador a romper su vínculo contractual con el Atlético de Madrid en un momento de la temporada donde el club se estaba jugando, no sólo la eliminatoria de Champions ante la Juventus, sino el título de Liga contra el propio Fútbol Club Barcelona, algo que consideramos vulnera los periodos protegidos de negociación con jugadores y altera las normas básicas que rigen la integridad de toda competición deportiva, además de suponer un enorme perjuicio para nuestro club y sus millones de aficionados», concluye el comunicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here