Este texto no necesariamente compromete ni representa la posición del medio de comunicación. Las ideas representadas en él son responsabilidad del autor.

Este domingo se disputará la famosa jornada de clásicos en la Liga Águila y el clásico paisa llegará a su encuentro número 318. Será un partido con dos realidades muy diferentes: uno llega invicto y el otro, mal enrachado. Uno en la punta y el otro en el fondo.

Publicidad

Medellín llega sin técnico, con cuatro partidos ligueros sin sumar de a tres y con la marca en la frente de los cinco goles recibidos en el clásico pasado.

Nacional, por su parte, llega con nueve partidos de Liga Águila sin conocer la derrota, ubicado en la segunda casilla y con el fresquito de no haber perdido un solo clásico en lo que va del año.

Sin embargo, todos sabemos que esto es un partido aparte, donde el presente importa pero poco influye: en 2012,’Sachi’ Escobar armó el combo que alzaría más adelante la Copa Libertadores y nunca pudo contra un Independiente Medellín que peleaba por no descender.

Medellín es un equipo caracterizado por lograr cosas cuando nadie cree en ellos. Capaz de superar las adversidades cuando su propia hinchada no da un peso por ellos. Capaz de ganar los clásicos cuando Nacional es notablemente superior.

Esto no quiere decir que el partido ya esté listo para un victoria del ‘Poderoso’, pero sí es cierto que es el equipo con menos por perder y así parece sentirse mejor, pues al Medellín le encanta joderle la vida a Nacional cuando menos se lo espera.

Pablo Posada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here