La vida de Íker Casillas no pasa por su mejor momento. Recordemos que el pasado 1 de mayo sufrió un infarto en el miocardio durante una sesión de entrenamiento, que lo haría retirar de las canchas antes de lo pensado.

Si bien el jugador fue dado de alta a los cinco días de haberse presentado esta eventualidad, las malas noticias no dejaron de llegar en su entorno familiar. Su esposa, Sara Carbonero, ha revelado que en los recientes días los médicos le encontraron un tumor maligno en uno de los ovarios, por lo que tuvieron que operarla de inmediato.

Publicidad

Afortundamente la operación salió exitosa, Sara seguirá en tratamiento para terminar con su recuperación: «Estoy tranquila y con la confianza de que todo va a salir bien. Sé que el camino será duro pero también que tendrá un final feliz. Cuento con el apoyo de mi familia y amigos y con un gran equipo médico»: aseguró en el siguiente post de Instagram.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here