La prestigiosa compañía Cirque du Soleil llegó a Medellín con los «mágicos insectos» de su espectáculo «Ovo», que el miércoles abre sus puertas para transmitir un mensaje de inclusión entre acrobacias, color y música brasileña.

«Ovo», del portugués «huevo», aterrizó por primera vez en esta ciudad colombiana con presentaciones que irán hasta el 26 de octubre en el Coliseo Iván de Bedout como parte de una gira que realiza la compañía por Latinoamérica.

Publicidad

«Es un show muy popular y con influencia brasileña. Tenemos suerte de estrenarlo en Medellín. Imaginamos una reacción fuerte y muy enérgica del público», expresó a Efe el publicista del espectáculo, Nicolas Chabot.

Las cien personas de 25 países que participan en la gira, entre ellos 52 artistas, se reencontrarán con el escenario tras un mes de vacaciones, «algo que nunca pasa» pues ese fue el tiempo que necesitó la logística para trasladar 25 contenedores desde Santiago de Chile hasta Medellín.

Escrito y dirigido por la brasileña Deborah Colker, «Ovo» cuenta la historia de un huevo misterioso que aparece de la nada en un colorido ecosistema habitado por insectos que ven cambiadas sus perspectivas a raíz de este nuevo objeto, que representa el enigma y los ciclos de sus vidas.

Chabot explicó que hay «un mensaje de inclusión» en esta historia sobre una comunidad de insectos que rechaza a un «insecto ‘extranjero’ que debe ganarse la aceptación» del grupo, en medio de una historia de amor entre un mosquito azul y una mariquita.

Agregó que la puesta en escena está llena de «detalles que hacen magia», pues van desde las proyecciones sobre las paredes hasta la música en vivo y un particular vestuario.

La jefa de vestuario de «Ovo», Mar González, reveló que a Medellín llegaron con 1.500 prendas, muchas de ellas diseñadas en Canadá, después de ver a través de un microscopio a insectos para identificar particularidades y detalles.

«Al ser un vestuario inspirado en el mundo de los insectos, hay muchos más colores que en otros espectáculos. Es vibrante», sostuvo la modista española, que lidera un equipo de cuatro personas responsables de restaurar los sombreros, pintar los zapatos y lavar las prensas.

La artista mongola Ariunsanaa Bataa, de 31 años, señaló a Efe que «Ovo» ha retado particularmente a los artistas por desarrollarse su historia en un pueblo de insectos, lo que exige «muchos detalles» en la expresión corporal, los comportamientos y el maquillaje.

«Es el único show del Cirque que tiene insectos. No somos humanos. Yo tengo que actuar como una araña, eso muy especial», comentó la contorsionista, que lleva una década en la compañía.

Para el francés Kilian Mongey, un acróbata que da vida a un grillo, la historia es «divertida, tierna y fácil de entender», por lo que cautivará al público colombiano.

«Si tienes 5 o 70 años igual vas a entender la historia, pero de diferente manera», expresó a Efe el francés.

«Hace como siete meses estamos en Suramérica. Cada noche es increíble, nos encanta la energía de los latinos», agregó Mongey, quien llegó una semana antes a Medellín para «descubrir la cultura» con su visitas a lugares como la Comuna 13.

El acróbata manifestó que en «Ovo» los artistas pueden ser «un poco locos en el escenario».

«Tenemos mucha libertad para apropiarnos del personaje», aseveró.

Esta será la sexta ocasión en que el Cirque du Soleil presente sus creaciones en Colombia, después de «Quidam» en 2010, «Varekai» en 2013, «Corteo» en 2015, «Séptimo Día» en 2017 y «Amaluna» en 2018.

Esta compañía circense teatral, considerada la de más éxito del mundo, es un referente de la escena internacional que desde su creación en 1984 ha buscado constantemente seducir a la imaginación de espectadores.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here