La FIFA publicó por primera vez un informe sobre los traspasos de jugadoras profesionales de fútbol desde el 1 de enero hasta el 1 de septiembre de 2018. La Liga Águila Femenina lidera el podio con el 12 por ciento de los negocios realizados en lo que va del año.

En octubre de 2017, la FIFA tomó la decisión de que todos los traspasos de jugadoras profesionales de fútbol debían quedar evidenciadas en el sistema de correlación de transferencias internacionales (ITMS, por sus siglas en inglés), tal como sucede en la rama masculina. Casi un año después, se divulgó el primer informe, que abarca los negocios realizados entre el 1 de enero y el 1 de septiembre de 2018.

En dicho reporte, hubo una gran revelación: Colombia tiene la liga de fútbol femenino que más jugadoras contrató en lo que va del año, con 69; le siguen Estados Unidos (63) y Suecia (52). Además, la cantidad de transferencias de jugadoras que pasaron de la liga colombiana a la venezolana -y viceversa- fue de 51, lo que posiciona a esta relación comercial como la más fuerte del mundo de este deporte.

Además, Colombia es el sexto país que exporta más futbolistas, con 28 jugadoras que dejaron el país para desempeñarse en ligas del exterior. Entre esas se destacan Vanessa Córdoba (que pasó de la Equidad a la Fundación Albacete, de España), Stefany Castaño (de Patriotas a Málaga), y Nicole Regnier y Carolina Arias (de Junior y Nacional, respectivamente, a Servette Chenois, de Suiza).

La diferencia con el fútbol masculino

Durante los primeros ocho meses del 2018, se realizaron 577 transferencias que involucraron a 539 jugadoras de 65 nacionalidades distintas. Lo llamativo fue que tan solo en el 3,3 por ciento de esos negocios hubo algún pago, y la cifra total no sobrepasó los 500 mil dólares.

Aunque ese porcentaje parezca muy bajo, en el caso del fútbol masculino no está tan alejado. Durante el mismo periodo, en el mercado de los hombres, solamente el 15,7 por ciento de los casos hubo transacciones de dinero. Obviamente, el monto total en dólares es exorbitante y la cantidad de deportistas involucrados tampoco se queda atrás: 7,10 billones de dólares, para completar los fichajes de 15.049 futbolistas.

Un posible argumento de esa diferencia abismal es el nivel de compromiso de los miembros de la FIFA. Y fue la misma institución la que puso en entredicho esto mediante una comparación. Cuando el uso del ITMS se volvió obligatorio para la rama masculina, 2.363 equipos de 158 federaciones ya eran activos en el mercado. En cambio, en el caso femenino, únicamente lo habían sido y siguen siéndolo 198 clubes de 65 de las 211 asociaciones habilitadas.

Pero, hay que recordar que el fútbol femenino aún se encuentra en crecimiento. Y la FIFA ve como una gran oportunidad la regulación de los traspasos de las futbolistas para que se profesionalice este deporte para las mujeres y que se cierre aún más la brecha de ingresos y popularidad que hay con los hombres.

Gabriel Castellanos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here