La colombiana Caterine Ibargüen dejó serias dudas sobre el estado de forma en el que afrontará los Mundiales que arrancarán dentro de tres semanas en Doha, tras concluir este viernes en penúltima posición la final de salto de longitud de la Liga de Diamante con una marca de 6,26 metros.

Ibargüen, que regresaba a la competición tras la intervención quirúrgica a la que se sometió el pasado 9 de agosto para solventar la fascitis plantar que le obligó a retirarse en los Juegos Panamericanos de Lima, demostró desde su primer intento que no estaba en disposición de pelear por la victoria en Bruselas.

Publicidad

De hecho, la colombiana, vigente campeona olímpica de triple salto, y que este curso se ha centrado más en la longitud en sus actuaciones en la Liga de Diamante se quedó muy lejos de su mejor marca del año, los 6,87 que firmó el pasado mes de junio en Roma.

Una resultado que abre las dudas sobre sí Caterine Ibargüen podrá alcanzar su mejor estado de forma en las apenas tres semanas que faltan para el inicio de los Mundiales.

Cita en la que partirá como máxima candidata al oro la alemana Mailaka Mihambo, la vigente campeona de Europa, que este viernes se alzó en la capital belga con su primer diamante, tras imponerse en el estadio Rey Balduino con un salto de 7,03 metros.

Casi veinte centímetros más que la estadounidense Brittney Reese, una de las tres atletas junto con Mihambo y la nigeriana Eise Brume que este año ha superado la barrera de los siete metros, que debió conformarse con la segunda plaza con una marca de 6,85.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here