Este texto no necesariamente compromete ni representa la posición del medio de comunicación. Las ideas representadas en él son responsabilidad del autor

Unos dirán que es un tronco. Otros pensarán que es un malo con suerte. Incluso algunos se atreverán a decirle fracasado. Pero pasarán varios años para volver a ver un central como él en el fútbol colombiano. Llegarán muchos defensores a Atlético Nacional y difícilmente ganen los títulos que ganó él. La carrera de Alexis Henríquez es hito en nuestro balompié y será casi imposible superarlo.

Publicidad

Es cierto que en el 2019 no se le vio en su mejor nivel, es más, no se le vio nivel. Los años le cobraron factura. Sus balones aéreos ya no tenían la misma exactitud de antes. Su fortaleza para quitar el balón se vio reducida por la lentitud que cobraron sus movimientos; sin embargo, nada eso borrará lo construído en 17 años (por el momento) de carrera futbolística.

Si bien no salió hacia el fútbol exterior, ¿quién podría decirle fracasado a alguien que alzó 17 títulos en su carrera? En el siglo 21 nos acostumbramos a llamar perdedor a aquel que no saliera al fútbol internacional, pero Alexis es el tercer jugador colombiano con más copas en su trayectoria futbolística. Tiene más galardones que el 90% de lo equipos del fútbol profesional colombiano. Si él es fracasado, entonces Colombia es un país de fracasados.

Henríquez nació futbolísticamente en el olimpo libertador. Apenas con un año dentro de los terrenos de juego ya tenía un campeonato local y el trofeo más importante de todo el fútbol sudamericano. Su carrera estaba proyectada desde un principio para lograr grandes. En ocho años en Once Caldas se forjó para asumir el liderazgo de cualquier defensa a nivel local.

En el 2012, Atlético Nacional, cautivado por aptitudes y actitudes, decidió llamarlo para que asumiera las riendas de una defensa que desde Andrés Escobar no tenía un capataz que intimidara y generara respeto a los rivales.

No llegó en su mejor forma, es verdad. Al principio generaba más odio que amor en la hinchada, pero tuvo la valentía y la capacidad mental suficiente para aguantarse las críticas y ponerse a la altura de la camiseta de Atlético Nacional. De ahí en adelante fueron siete años de gloria y alegrías donde Suramérica lo volvió a ver con la Copa Libertadores entre sus manos, convirtiéndose en el único colombiano en ganar dos veces el mayor trofeo continental.

Resultado de imagen para alexis henriquez copa libertadores

Alexis dejó de utilizar el número 2 de Atlético Nacional para complacer a la hinchada. Se decía que aquella camiseta le pesaba sobre su espalda. Ahora la camiseta número 12 pasó a la eternidad. El legado de Henríquez en el fútbol colombiano será imborrable y como dicen los argentinos, ¡que la cuenten como quieran!

Pablo Posada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here