Tras semanas de incertidumbre de saber si la final de Copa Libertadores podría jugarse en Santiago de Chile, la Conmebol decidió este martes, por cuestiones de seguridad, que el partido no se jugara en el país austral.

Luego de esta decisión entraron en estudio varias ciudades para albergar el último partido del máximo torneo de nueston continente: Medellín, Asunción, Montevideo y Lima fueron las candidatas más fuertes que tuvo en cuenta la Conmebol.

Publicidad

Finalmente, los dirigentes del fútbol sudamericano eligieron al Estadio Monumental de Lima como la sede para que River Plate y Flamengo se enfrenten el próximo 23 de noviembre en la final de Copa Libertadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here