Este texto no necesariamente compromete ni representa la posición del medio de comunicación. Las ideas representadas en él son responsabilidad del autor

Adrían Arregui ha sido una contratación que ya puede catalogarse como refuerzo, en dos partidos con su presencia el equipo ha mostrado matices diferentes a los de un primer semestre donde en los momentos claves faltó jerarquía y experiencia.

Publicidad

Partidos como el que se pierde en Cúcuta el semestre pasado sobre el final fueron determinantes en la eliminación. Qué distinto hubiera sido si Arregui hubiese estado en la cancha y no precisamente porque iba a tomar la pelota y manejarla o porque iba a anotar otro gol, lo del argentino es liderazgo, carácter, fortaleza y viveza; ingredientes que son necesarios para sacar puntos, superar momentos adversos y ganar partidos dificiles.

Cualquiera que haya jugado fútbol así sea en el barrio sabe que para ganar un partido hay muchas maneras. La más romántica es tener la pelota, ser colectivos y pintarle la cara al rival. Y entonces ¿qué hacer cuando el rival te está superando o pasa por un mejor momento? ¿qué hacer cuando un arbitraje está dañando un plan o desequilibrando lo netamente futbolístico? preguntas como esta no tenían respuesta antes en el rojo.

La respuesta a todos esos interrogantes no estarán en el texto, pero el trabajo de Adrian Arregui en Medellín es ese, más allá de la labor táctica que el profesor Mendoza le asigne su mayor aporte está en el manejo de los picos del partido, en hablarle al juez en el momento justo, en saber disputar a muerte cada balón y hacerse sentir, procurar que el rival no se adueñe de la mitad de la cancha, imponerse y sobre todo cuando el partido está más enredado.

Los goles los tiene con Cano, la magia la tiene con Ricaurte, la historia y sentido de pertenencia la tiene con David, la seguridad se la da Cadavid, la juventud con talento le sobra, pero faltaba eso que algunos llaman «calle», otros «maña» o malicia indígena, en fin al Medellín le faltaba un tipo como Arregui.

Grandes en ese puesto de la historia ‘poderosa’ como ‘Choronta’, el ‘Conejo’ Jaramillo, el ‘Panser’ Carvajal, entre otros…siempre se caracterizaron por eso y aunque no se trata de igualar a Adrian Arregui con ellos, algo de esa esencia recupera el equipo que hoy dirige Alexis Mendoza y por qué no será uno de los que pelee este título.

Por: Juan Camilo Villa M.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here