Hoy, 11 de febrero, se cumplen 15 años del fatídico suceso en el que Albeiro Usuriaga fue asesinado en un negocio de apuestas en Cali. Un sicario, que cumplía órdenes de Jefferson Valdez Marín, jefe de la banda ´´Molina´´, le disparó en varias ocasiones por el hecho de estar saliendo con la ex pareja del delincuente.

El Palomo no solo es recordado por sus goles definitivos, como aquel contra Olimpia de Paraguay en 1989 con Atlético Nacional o el que le convirtió a Israel para clasificar al Mundial de 1990, también era un hombre con una vida marcada por los escándalos: compró un carro sin saber manejar y a las dos cuadras los estrelló, fue excluido de la nómina mundialista de 1990 por haber robado las pertenencias de sus compañeros y estuvo por fuera de las canchas durante dos años por haber dado positivo en cocaína en una prueba de doping.  

Publicidad

Sin embargo, Albeiro Usuriaga es un hombre que se recuerda con cariño por las calles del 12 de Octubre, barrio de Cali, donde él se sentía en plenitud y donde injustamente le arrebataron la vida por una cuestión de celos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here