Los colombianos Duván Zapata y Luis Muriel, en tremendo estado de forma tras marcar respectivamente uno y dos goles en el último triunfo cosechado por el Atalanta contra el Udinese (3-2), retarán este jueves en la Serie A al Nápoles de David Ospina.

El Gewiss Stadium de Bérgamo albergará un partido entre dos equipos que viven un gran momento, un Atalanta (cuarto clasificado) que lleva seis triunfos ligueros consecutivos y que está cerca de clasificarse para la próxima Liga de Campeones y un Nápoles (sexto) que acumula una racha de cinco victorias seguidas, a las que se sumó la Copa Italia ganada contra el Juventus.

Publicidad

Será un cruce entre equipos que cuentan con gran calidad técnica, que practican un fútbol atractivo y que tienen alma latina, con integrantes como Duván, Muriel y los argentinos Alejandro Gómez o José Palomino, en el Atalanta, y Lozano y el colombiano David Ospina, en el Nápoles.

Duván Zapata, autor de catorce dianas en este campeonato liguero, saldrá de titular en el once del técnico Giampiero Gasperini, mientras que Muriel empezará en el banquillo y saltará al campo en la reanudación para dar nuevo empuje y ritmo al ataque del Atalanta.

Pese a no ser un titular habitual, Muriel está siendo decisivo para los grandes resultados del Atalanta, que está además clasificado para la Final a 8 de la Liga de Campeones.

Lleva quince goles en la Serie A y nueve de ellos los marcó tras salir del banquillo. Nadie luce mejores números en Italia que el jugador de Santo Tomás, de 29 años.

Viene de firmar un magnífico doblete en el Dacia Arena de Udine (norte), dónde marcó una falta directa desde los 20 metros y repitió con un derechazo que fulminó al portero del Udinese, el argentino Juan Musso.

Si el Atalanta tiene entusiasmo, también el Nápoles llega a la cita de Bérgamo en forma, tras levantar el pasado 17 de junio la Copa Italia.

Lozano, fichaje más caro de la historia del Nápoles, al costar su ficha 42 millones de euros en el verano de 2019, debería empezar en el banquillo, pero Gattuso le está concediendo más minutos en las segundas mitades en las últimas semanas.

Y es que al principio Gattuso, que sustituyó a Carlo Ancelotti en el banquillo napolitano en diciembre, no le consideraba adecuado para jugar en banda en su 4-3-3. Según el italiano, Lozano no le garantizaba un suficiente trabajo defensivo.

El momento más bajo para el Chucky llegó en la semifinal de vuelta de la Copa Italia del 13 de junio contra el Inter, cuando Lozano se quedó fuera de la lista por no haberse, según dijo Gattuso, entrenado con la determinación necesaria.

Pero de allí Lozano demostró compromiso y aprovechó de la mejor manera la oportunidad que Gattuso le dio en el tramo final del partido del 23 de junio contra el Hellas Verona. Saltó al campo a siete minutos del final y firmó de cabeza el gol del definitivo 3-1, el cuarto de su etapa napolitana.

El exjugador del PSV Eindhoven jugó media hora el último 27 de junio en el triunfo logrado ante el Spal de Ferrara y buscará dar un paso más en su crecimiento este jueves ante el Atalanta.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here