Este fin de semana se cumplieron los 14 meses más largos para Paolo Guerrero. El delantero cumplió la sanción impuesta por la FIFA al haber dado positivo en una prueba antidopaje que le realizaron en la Eliminatorias Rusia 2018, cuando Perú visitaba a la Argentina, el 5 de octubre de 2017.  

Recordemos que Guerrero pudo jugar el Mundial con su Selección debido a un permiso especial que solicitó ante el Tribunal de Arbitramento Deportivo (TAS), allí Guerrero se reportó con la red en el último partido del grupo en el que Perú ya estaba eliminado.

Publicidad

El peruano pertenecía a las filas del Flamengo cuando fue sancionado y el club buscó retenerlo durante un tiempo mientras esperaba que se solucionada su caso, pero ante las demoras las directivas decidieron cerrarle la puerta.

La calidad de Paolo Guerrero no la querían perder en el fútbol brasilero y ante la decisión de dejarlo ir por parte del Flamengo, los demás equipos no tardaron en demostrar en el interés por hacerse con los servicios del peruano. El Inter de Porto Alegre fue el equipo que recibió al atacante pese a faltarse cuatro meses de castigo.

37 minutos tardó Guerrero en devolver la confianza que depositaron en él. El peruano puso el primero de la tarde para ampliar la diferencia ante el Caixas y afirmar el paso del Inter a la final del torneo Gaucho, donde enfrentará a su clásico rival, el Gremio de Porto Alegre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here