Este texto no necesariamente compromete ni representa la posición del medio de comunicación. Las ideas representadas en él son responsabilidad del autor

Por: Samuel Vásquez – @samuelvasquezrivas

Publicidad

Foto: @FCBarcelona_es

Ver a Lionel Messi con la camiseta que usó Diego Maradona en aquel Newell’s de 1993 ha sido el mejor homenaje desde el fallecimiento del ídolo argentino. Dicha fotografía, tendencia en todos los portales deportivos, parece de una calidad artística tan grande como gambetear a seis ingleses en el Estadio Azteca o quebrarle la cintura a un defensor alemán en una semifinal de la Champions League. Fue un momento emotivo entre el 10 y el 10. Una reunión entre los dos más grandes de Argentina. Una cita con el respeto y la idolatría. También fue la mejor publicidad no pagada que ha recibido una marca como Yamaha en toda su historia. 

Messi retó la normatividad en honor al héroe inmortal de su país. Aunque Maradona, como él, jugó en Barcelona durante un tiempo, su mejor conexión sentimental fue Newell´s de Rosario, club donde jugó Pelusa durante una temporada. Casualmente, Messi, aún vigente, es hincha de dicha escuadra y estuvo presente, con seis años de edad, en el debut oficial del dios argentino. Y es que la camiseta del FC Barcelona importó poco, cayendo al césped del Camp Nou, mientras La Pulga celebraba un gol con la indumentaria de otro equipo. 

Hoy, Newell´s es el equipo más famoso del mundo. Club donde jugó Maradona y del cual es hincha Leo Messi. Los dos, artistas de sus respectivas generaciones, han sido los futbolistas tendencia en los últimos meses de este 2020. Uno, divorciado con el equipo de su carrera, siendo el mayor término de búsqueda en la historia de Google; otro, fallecido a sus 60 años y siendo portada de periódicos en todo el mundo, descartando tal vez a países como Corea del Norte o Vietnam. Yamaha, sin buscarlo y sin pagarlo, está en la parte más visible de aquella obra honorífica que, probablemente, rompa récords de visualizaciones durante un largo tiempo. 

Messi evocó el carácter de Maradona. Mandó al traste a Rakuten y Nike, los dos patrocinadores principales de Barcelona. A diferencia de eso, le hizo publicidad a Yamaha, Adidas y Zanella (en menor medida), dos de esas, sin ningún contrato publicitario de por medio. El homenaje está por encima de la promoción, dirán los románticos. Tal vez en Barcelona no estén tan de acuerdo con dicho irrespeto a la institucionalidad y los acuerdos de mercadeo, teniendo en cuenta la repercusión de dicho homenaje y el monto que ponen sobre la mesa los citados patrocinadores. 

Y es que el club catalán tiene, en promedio, 1,4 millones de televidentes por partido, según AS. Lo único que se vio del FC Barcelona en esa celebración fueron las gradas vacías del estadio. Además, Leo Messi es el deportista más rentable en redes sociales, con 169 millones de seguidores en Instagram; la publicación del argentino ya cuenta con más de ocho millones de Me Gusta y la palaba “Yamaha” aparece en dos ocasiones, una con su rostro y otra con el de Maradona. Según Forbes, el argentino recibe anualmente casi 32 millones de euros por publicidad, cantidad que exime a Yamaha, favorecida por el corazón dolido del rosarino. 

Esa amarilla recibida es poco para lo que puede llegar a significar el homenaje a Maradona. Mientras que Rakuten y Nike, teniendo contrato directo con el club, debían haber aparecido en la foto, ni siquiera el escudo barcelonista estuvo presente. Sin imaginarlo tal vez, Lionel Messi utilizó su imagen para favorecer gratuitamente a una marca con presencia mundial y desfavorecer a su equipo, si hablamos de intereses económicos y mercantiles. El fútbol, como fenómeno cultural, es un cartel publicitario por excelencia. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here