Este texto no necesariamente compromete ni representa la posición del medio de comunicación. Las ideas representadas en él son responsabilidad del autor

Por: Samuel Vásquez – @samuelvasquezrivas

Publicidad

Andrés Felipe Andrade es un talentoso por naturaleza. Su padre, histórico del fútbol colombiano, le ha dado nombre desde sus primeros juegos con América de Cali. No obstante, El Rifle ha tenido una carencia futbolística; la poca prensa y el casi nulo patrocinio mediático. Esa indiferencia hacia sus condiciones lo obligó a volver al fútbol de su país, luego de una larga experiencia en la liga mexicana, donde también estuvo de tumbo en tumbo por diferentes escuadras sin poder dar el salto de élite. 

Incluso hoy, vistiendo los colores de Atlético Nacional y siendo el jugador más influyente de la liga, su nombre de pila parece lejano a una convocatoria de la Selección Colombia. Sin embargo, como lo manifestó en una entrevista con Julián Capera, “Todavía tengo ese sueño”. También, como se lo dijo a Jorge Bermúdez, prefirió volver que irse a la MLS o a China, todo eso para destacarse. ¿En México se destacó? Por lo menos los medios nunca le dieron portada.

Nunca hubo una explicación sobre la salida de Andrés Felipe de la cantera del Deportivo Cali, equipo donde se formó como juvenil. El club azucarero no lo veía como prioridad, al punto de debutar en el equipo rival, América de Cali, por allá en el año 2009. Incluso, en el club del cual es hincha, Andrade apenas jugó 24 partidos en dos años, marcando dos goles. Con su talento característico y un apodo que fue grande en los años 70, el volante ofensivo recaló en Atlético Huila y Deportes Tolima. Sin mucha bulla llegó a América de México en 2013, club que lo cedió al humilde Jaguares de Chiapas. 

Su mejor temporada desde los números fue en la 2015-16, cuando jugó 54 partidos con América, aportando nueve goles y siete asistencias. Su valor del mercado estuvo en el punto más alto; 1,80 millones de euros según Transfermarkt. Sin superar los 26 años, jugando en el club más ganador de México y ya consolidado como titular, el resultado fue inverso. Llegó transferido a Club León, equipo que había ascendido años atrás y en el que se opacaron sus probabilidades de seguir escalando. En Colombia su nombre poco se escuchó durante el periplo por tierras aztecas. 

Cuando llegó a Atlético Nacional, Andrés Felipe Andrade no era el nombre más popular. Si bien estuvo en el exterior casi siete años, sus referencias eran escasas, paradójicamente en su país de origen. “¿Qué tal juega?”, fue la pregunta tendencia. Y es que ni siquiera José Pékerman lo tuvo en sus listas. Otros colombianos que jugaban en México sí tuvieron la camiseta amarilla, tales como Luis Quiñones, Avilés Hurtado, Dayro Moreno, Andrés Rentería, Carlos Darwin Quintero o incluso Fabián Castillo en la MLS. La pregunta del millón; ¿tenían más cualidades o más patrocinio mediático? 

Durante la era Pékerman, Valle del Cauca fue el segundo departamento con más convocados; menos Andrade. También, la posición de volante ofensivo fue la segunda más escogida; menos Andrade. No creo que su talento haya aparecido con 31 años. Realmente curioso, pues tampoco tuvo procesos con selecciones menores, debutando en uno de los más grandes de Colombia y siguiendo con la dinastía Andrade. 

Al hoy, noviembre de 2020, su nombre poco se ha ponderado en los seleccionables de la liga colombiana. Primero están Duván Vergara, Jáminton Campaz y hasta Teófilo Gutiérrez. Andrade ha participado en 16 goles de su equipo, Campaz en nueve, Vergara en cinco y Teófilo, el tal “perfume del fútbol”, en un solo gol de Junior. Eso sí, esa preferencia es de los periodistas del logo naranja, dueños de los derechos televisivos en Colombia. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here